El mundo…

El mundo, tanto el externo como el interno, no necesita ser interpretado con palabras, ni con símbolos, ni metáforas, ni formas, ni imágenes, ni sonidos; no necesita ser expresado, ni necesita ninguna clase de mediador que nos explique qué es ni cuál es su significado.  Tiene que ser visto tal y como es.

22-7-17