6 pensamientos en “De frente, desde arriba, desde abajo

  1. y III
    Así como el arte significa una reconquista de lo prodigioso a partir de los talleres, el genio artístico implicaría el restablecimiento en el ámbito del taller, de las competencias creadoras y cuasidivinas.

    Hemos de señalar como efectos colaterales suyos que los europeos están expuestos, desde hace casi 500 años a una continua misión interior desarrollada por los teólogos de la creatividad y sus diáconos, los críticos. aunque también están expuestos a una contramisión, que entrará en escena poco después, de tipo arriano o materialista, que dice que hasta las mejores obras de arte no son sino productos superiores, figuraciones de cosas superiores, y que los más grandes artistas no son otra cosa que simples hombres.

  2. II
    Han costado largas disputas dogmáticas hasta que pudieron quedar establecidas las dos naturalezas de la obra de arte, la de una obra totalmente artesana y la de una obra totalmente admirable. Por un lado, cada obra sigue siendo producto de un oficio, por otra, atestigua la irrupción en el taller de algo que trasciende lo artesanal. Ambas naturalezas coexisten sin mezclarse, y son reconocidas por distintas facultades perceptivas.
    Todas las valoraciones que desde el Renamiciento animan los discursos en torno al arte y los artistas van vinculadas a esta doble determinación

    • Es necesario conocer la técnica y lo relacionado con ella (recursos de otros conocimientos) así como el movimiento y el territorio del taller. Luego, es absolutamente necesario el silencio, que el pensamiento se calle porque no tiene nada nuevo que decir, y aún así el resultado es limitado, como el pensamiento.

  3. I
    De la obra “Debes cambiar tu vida” del filósofo P. Sloterdijk:
    “No estamos lejos de la secesión de las artes respecto a las artesanías, el espectáculo más relevante de la Edad Moderna antes de la entrada en acción de un drama aún mayor (…)
    Como todas las secesiones esta estaría al servicio de una subjetivización incrementada, hasta llegar a elevar la capacitación artesanal a la capacitación artística. Lo que diferenciaría al arte de la artesanía sería su resolución de exponer la facultad artística en cuanto tal en la obra de arte. Sennett lo ilustra con el ejemplo de la espada de Cellini para Franciso I que llevó 3 años confeccionar”

    • El taller es el misterio, la transformación de la materia es el misterio, el artista es el misterio, el taller es el artista, que es artesano, y el artesano es artista, no veo la diferencia entre uno y otro. Todo eso tiene que ver quizá con la pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *